sábado, marzo 03, 2007

La paradoja del software "libre"

Este artículo se sale un poco de la temática de este blog puesto que no es técnico sino más bien una reflexión propia que me hago.

Antes de nada, me gustaría aclarar que en este artículo me refiero a una parte del movimiento software libre y no a todo. Hay muchas personas que ponen su esfuerzo y trabajo a nuestro alcance de una forma altruista y desinteresada intentando que el resultado sea útil a toda la sociedad, independientemente de su nivel de conocimiento tecnológico y de su nivel salarial. A todas esas personas, gracias.

Sin embargo, hay dos actitudes dentro del software libre que desvirtúan ese movimiento: aquellos que intentan que se convierta en propiedad o que esté bajo el mandato de una élite exclusiva de personas que discriminan cualquier iniciativa que no cumpla con sus reglas y aquellos que se aprovechan del movimiento para obtener beneficios económicos (no tengo nada en contra de aquellos que sin tapujos y con fines económicos distribuyen versiones de demo, prueba o sucedáneos). Sobre ellos va este artículo

Empecemos

Desde hace tiempo, vengo dándole vueltas a la expresión “software libre”, término asociado a múltiples programas, aplicaciones, sistemas operativos y demás que se distribuyen de manera libre y que son estandarte de un movimiento social a nivel tecnológico. Ejemplos de software libre serían, por ejemplo, Ubuntu como sistema operativo, Apache como servidor web, JBoss como servidor de aplicaciones, Java como lenguaje de programación (igual que .net de Microsoft), OpenOffice como entorno ofimático y múltiples aplicaciones más desarrolladas en Java o cualquier otra cosa que no sea Microsoft y sobre Linux (los que desarrollan en Java sobre Windows son menos “libres”).

Sin embargo, después de probar Ubuntu y Kubuntu (de Fedora no comento), haber montado un par de servidores Apache, unos cuantos JBoss, viendo como un compañero sudaba tinta china para montar un servidor Nagios, me di cuenta que el software libre es libre sólo para unos cuantos, para aquellos que saben de informática y que tienen tiempo de enfrascarse en foros, chats, blogs y demás utilidades de Internet. El software libre no está orientado para el usuario real de a pie para el que el ordenador no es un fin sino una herramienta. Pero, vayamos paso a paso y explicando:

Ubuntu (por poner un ejemplo)

Una persona normal con los conocimientos básicos de informática, es decir, encender, apagar el ordenador, ver el correo y navegar por Internet, decide cambiarse a Ubuntu porque le han comentado que está muy bien y que es gratuito. Esta persona se descarga la distribución del sitio web de Ubuntu, la monta en un CD y lo arranca. Hasta aquí todo muy bien, la instalación es muy fácil con unas instrucciones muy bien puestas. Una vez finalizada la instalación, arranca el ordenador y lo primero que se encuentra (si sabe…) es que tiene que actualizar los repositorios y modificarlos para acceder a los que de verdad tienen las aplicaciones. Empieza a entrar en foros (si sabe…) y empieza a leer que tiene que entrar en no se qué directorio, utilizar algo llamado vi y teclear una serie de instrucciones en la pantalla desde algo que se llama “shell” (qué será eso). A medio camino se le queda colgado el OpenOffice (muy común) y el ordenador se queda tostado (no sé como no sabría entrar en el “shell” y hacer un “kill” del proceso del OpenOffice, hay que ver). Finalmente, nuestro usuario desesperado desinstala el Ubuntu y sigue con su Windows que por lo menos todo viene mascado y sale en ventanas.

El Círculo Interno de los Ficheros

Tengo la certeza de que para que un software sea “libre” debe de tener un montón de ficheros de configuración, de definición, de variables, en el path de un sitio, en el path de otro, y por supuesto, ninguna ventana de administración (y ninguna ayuda). Yo creo que es porque en inglés ventana se dice Windows y a los del software libre les da yuyu. Por otro lado, el mantener los ficheros y no hacer aplicaciones orientadas al usuario final es porque debe existir un Consejo de malvados o Circulo Interno de los Ficheros que otorgan el título de software libre (o software que mola) que realmente no quieren que el usuario normal (es decir, el usuario no gurú ni friky de la informática ni programador de algo) tenga el conocimiento total, siempre se guardan esa sabiduría de cómo configurar una aplicación (porque es software libre).

La hipocresía del software social

Como todo en esta vida, el software libre no deja de ser una tapadera de una serie de personas que tienen fines lucrativos. Esta serie de malvados no quieren que los mortales sepan utilizar al 100% sus herramientas porque ofrecen sus servicios (cobrando por supuesto) para enseñar a utilizarlas. Para conseguir esto se hace lo siguiente:

  1. Hágase una herramienta en Java. Por qué en Java? Porque funciona en Linux y en Windows (agggg he dicho la palabra prohibida) No mola lo mismo que sólo funcione en Linux que lo utilizan muy pocos y no tienen dinero, tiene que funcionar también en Windows (agggg, otra vez…)
  2. La herramienta debe de tener un montón de ficheros de configuración que solamente tú sabes manejar. Por supuesto el código no debe estar comentado para que nadie te pille por donde va el tema.
  3. Habla con un par de gurús de los foros para que digan que tu aplicación mola y que es muy libre y que tú vas contra sistema.
  4. Deja unos meses que la gente utilice tu herramienta gratis dándoles asesoramiento y respondiendo a sus dudas.
  5. Al pasar los meses, saca una versión Lite (que no vale un pimiento), saca una versión Professional (por la que cobras un dinerillo para sustentar la causa, siempre gusta) y empieza a cobrar por servicios y a cobrar por las respuestas.
  6. Ya tienes montado tu negocio de software libre.

Fin del Discurso

El software libre es libre hasta que se mete el dinero por medio y pienso que el dinero lleva metido mucho tiempo provocando que los intereses de unos pocos manejen a muchos. Pero en fin, viva Microsoft y abajo el monopolio…. digo…viva Linux y arriba el monopolio…. en fin, ya no se lo que me digo.

6 comentarios:

Nacho Foche dijo...

Manolo, sólo una puntualización.

Para editar los repositorios no tienes por qué entrar en la consola y hacerlo a través del vi/m. Existe una herramienta gráfica
Menú -> Sistema -> Adept
(al menos en Kubuntu y estoy seguro que en Ubuntu también habrá otra similar) que te permite modificar los repositorios con ventanitas y tó. Además, lo de ampliar los repositorios no tiene por qué ser necesario. Si un usuario no sabe llegar a
Menú -> Sistema -> Adept
y darle a
Adept -> Manage Repositories
probablemente tampoco sea capaz de instalarse el Service Pack 2 de Windows...es más, ni siquiera sabrá lo que es eso, así que estamos en las mismas, se queda con el sistema sin actualizar y punto.

Sobre lo del código comentado o no, bueno, supongo que dependerá, pero en cualquier caso siempre será mejor tener un código sin comentar que directamente no tenerlo y pagar por el producto final sin conocerlo en absoluto.

Aún con esto que te digo, sí que estoy de acuerdo en que existe cierto sector del mundo de este tipo de software que es bastante elitista, aunque tiendo a pensar que se da más entre los defensores del término "Open Source" más maquillado para empresas y economistas que entre los defensores del "Free Software" que como movimiento tiende a buscar unos fines más políticos que económicos...por supuesto en esto las opiniones varían dependiendo de la rama del interlocutor que escojas, claro.

Un abrazo

Manuel Cardenas Thorlund dijo...

Lógicamente, este es un artículo de opinión en el que expreso mis vivencias y mis sensaciones con respecto a este mundillo. No defiendo que la gente deba utilizar software propietario, sino que lo que me gustaría es que los que realizan el software libre lo orienten hacia el usuario de a pie que no sabe de informática en vez de a los usuarios avanzados.

Mientras no sea así, el software propietario será más accesible puesto que sí está orientado a la gente que no sabe.

De todas formas, lo bueno de esto es que la gente hable y discuta del tema para obtener diferentes puntos de vista.

Saludos

Chico dijo...

Yo estoy totalmente con el punto de vista de Manolo, por lo general el software libre lleva consigo tener unos conocimientos que un usuario de calle no tiene. Parece que por el simple hecho de ser libre no se puede hacer una aplicación de facil configuración y administración, todo esta confuso liado y pendiente de respuestas en foros kilométricos; pero como en todo siempre hay excepciones.

Mariví dijo...

Creo que todos estamos de acuerdo en que hay dos ramas distintas dentro de este movimiento, pero lo que yo me pregunto es en cual estamos cada uno de nosotros.

Me parece estupendo que se viertan opiniones sobre todo lo que se desee, pero tal vez habría que plantearse si yo estoy colaborando a que la situación que critico mejore.

A mi me viene estupendamente cada vez que encuentro alguna aplicación de Software Libre para aquello que necesito, y si no soy capaz de instalarla, suelto algún que otro improperio. Pero sinceramente, no recuerdo ni una sola vez que me haya puesto a trabajar para que el siguiente que la utilice lo tenga más fácil.

En resumen, en casi todos los cestos hay manzanas podridas y en el mundo del Software Libre no podían faltar. Sin embargo, para mi y por ahora, pesan más aquellas personas que trabajan porque realmente creen en el ideal que representa el movimiento que esas otras que bien por avaricia o por elitismo intelectual convierten el Software Libre en cualquier otra cosa menos libre.

Nacho Foche dijo...

¡Qué bien! Parece que empezamos a animar el blog un poco :). Sólo ha hecho falta un artículo de opinión, remover y listo.

No se yo, estoy de acuerdo como marivi en que es necesario soltar al mundo del software libre y usable también para quienes nada entiendan de informática, telemática ni nada por el estilo, pero creo que como en todo hay que establecer prioridades, y entiendo que mucha gente, hackers del copón y demás bicharracos pica-códigos, no se dediquen a la tarea de hacer el software libre más usable, así como otros sí. Al fin y al cabo si programas para Micro$oft por lo menos lo haces por dinero, si es por contribuir a la comunidad del SL, casi nunca es así.

Sobre los ficheros de configuración y demás...no lo tengo yo tan claro. Creo que el software libre acostumbra a crear aplicaciones que aprovechen mejor los recursos o que estén mejor preparadas para funcionar integrándose en otras o compartiendo recursos con otras o funcionando de forma modular, y para ello a veces hay que renunciar a ciertas virguerías. Es la impresión que tengo desde el desconocimiento casi absoluto.

En cualquier caso hacer el software libre usable, gracias a que es libre, es relativamente sencillo con los conocimientos adecuados. Y si no ahí está Ubuntu para demostrarlo :). Así que como dice marivi, hay que ponerse a ello, porque a todos beneficia que el software sea libre.

Manuel Cardenas Thorlund dijo...

El problema no es si el software libre es mejor o peor, sino si es para todos los usuarios o sólo para un grupo de personas. Si estamos hablando de un software social orientado luchar contra monopolios, a unir a las personas a través de la tecnología, a compartir nuestros conocimientos estemos donde estemos, entonces debe ser accesible para todo el mundo y debe estar orientado para todo el mundo (sepa o no sepa de informática avanzada). Si no es así, somos unos elitistas e hipócritas.

En cambio, existe otro tipo de software que sí que está orientado a programadores, gurús, etc. como son los trozos de código, funciones unitarias que por sí no tienen entidad, funcionalidades para incluir dentro de otras aplicaciones, las cuales sí irán orientadas a todo el mundo.

Por otro lado, si programas en el software libre también lo puedes hacer por dinero: supongo que los programadores Ubuntu que están en nómina de Canonical cobrarán algo, los de Red Hat igual, etc. y también hay mucha gente que programa software libre sobre Microsoft, pero como digo en el artículo para la gente no es lo mismo (ej. programación sobre Mono).